slide_1170x450LIANA_VELLA3

“¿Hemos conocido amig@s, novi@s, amantes, alrededor de una buena comida? 

¿Los/las hemos conquistado con la complicidad de un buen postre?

 ¿Puede convertirse una “bella e buona” cena en un acto reconciliador? “

 

Las Recetas gramateatrales son una actividad didáctica orientada al aprendizaje y a la práctica de nuevos lenguajes a través de un método activo y del juego teatral. Transformando una receta de cocina en “guión” o “canovaccio”  para crear interacciones corporales y lingüísticas entre los alumnos del grupo de trabajo.

¿La finalidad?

 Representar con el grupo de trabajo un alquimia de “ingredientes vivos” que “llegan a ser”, con sus propios cuerpos en acción, la recepta en cuestión -tanto un tiramisù si se trata de aprender el idioma italiano, como una sangría en el caso del idioma castellano, un sandwich para el inglés y el pan para para saborear nuevos idiomas y lenguajes.

 La motivación de este tipo de planteamiento de trabajo se debe a la estrecha relación que existe entre comida, vida y arte.

 

1) SANGRÍA GRAMATEATRAL para saborear el Español.

La “Sangría gramateatral” es un taller experiencial de cultura y gastronomía española: los alumnos del taller se transforman en vivos “ingredientes teatrales”,  para vivir una sabrosa experiencia gramatical y lúdico-comunicativa, en un campo de fuerzas relacionales interculturales.

Los objetivos del proceso son construir un interesante proceso de “team building”, (construcción eficaz en el trabajo de equipo)  y potenciar las capacidades de cada participante. Se finaliza con una “performance-producto“, o sea una buena sangría compartida y a compartir.

 

Un Tiramisù es más que las suma de sus ingredientes…

 

2) TIRAMISÙ GRAMMATEATRALE per assaporare l’Italiano.

El Tiramisù grammateatrale es una actividad didáctica orientada a la práctica del idioma italiano a través del juego teatral, transformando la receta del del tiramisù en “guión-canovaccio”, lo que sirve de apoyo para la creación de interacciones corporales y lingüísticas entre los alumnos del grupo de trabajo.

La finalidad es representar con el grupo de trabajo un alquimia de ingredientes vivos, convertidos, con sus propios cuerpos, en la receta.

 Se finaliza con una “performance-producto” o sea un buen tiramisù a compartir (pero el día siguiente, ya que este tipo de postre tiene que reposar alrededor de 24 horas).

Las Recetas gramateatrales nacen el año 2009 y hasta ahora han viajado en las E.O.I. de Santiago de Compostela, de Villagarcia de Arousa, Monforte de Lemos, Viveiro, Lugo, Santander, Burgos, Bilbao y en varios colegios e institutos de los alrededores de Turín (Italia).

Todas las informaciones y las modalidades pedagógico-creativas del Tiramisù grammateatrale se encuentran el la primera de las publicaciones de la serie Ricette grammateatrali, cuya casa editorial italiana es “Didattica Attiva”.

DA21-Tiramisù_fronte copertina

A seguir la receta Theatral Gramma Sandwich to savour English y la Niçoise grammathéâtrale pour profiter du Français.

DA27-Sandwich_fronte (1)

DA28_Niçoise_frontecopertinaprovv (1)

 

 

 

Pronto en nuestra mesa grammateatrale, serviremos más recetas internacionales:

para todo el Mundo!!!

 

antica grecia _images_stories_vita-quotidiana_tomba-di-Sennedjen-deir-el-medina-aratura

 

PAN CON ART

Método creativo para aprender nuevos lenguajes expresivos:

El pan amalgama el grupo: es la excusa perfecta para vivir una experiencia pedagógica que se alimenta y explora el deseo sensorial; tacto, olfato, vista, auditivo, en el proceso creativo y emocional de los participantes en el que se inspira el pan, como símbolo universal de las evocaciones más ancestrales de la vida. A lo largo del taller, los alumnos “llegan a ser”, con sus propios cuerpos en acción, vivos “ingredientes teatrales” de modo que, gracias al expediente de la recepta-guión viven una sabrosa experiencia artístico- comunicativatodo dentro de una alquimia creativa, que el grupo de trabajo, después de un work in progress, acaba representando.  Desde el proceso hasta un producto.

El hilo conductor es el pan, alrededor del cual gira una experiencia formativa teatral, cuyos códigos sensoriales serán captados para realizar una performance final. Es un experimento creativo colectivo y a la vez guiado intencionadamente por técnicas de teatro performatico-ritual y la inclusión  de medios visuales: tecnologías antropológicas. Diseño y producción se construyen a la vez, y el brainstorming moderado va conteniendo todas las ideas antes de que tomen forma y cuerpo.

Orientado a estudiantes de disciplinas artísticas (actores, escenógrafos, directores teatrales, dramaturgos, bailarines, artistas) y también a todo grupo que quiera reforzar su espíritu de un equipo eficaz.
Los alumnos de italiano de la Escola Oficial de Idiomas de Monforte participaron el lunes en un singular taller lingüístico, teatral y culinario denominado Tiramisù grammateatrale. La actividad fue dirigida por Liana Vella, pedagoga teatral y doctora en ciencias de la educación oriunda de Turín y asentada desde hace años en Santiago, adonde llegó por primera vez en el 2000 con una beca europea Erasmus. Esta técnica que combina el aprendizaje de idiomas, la cocina y el teatro es una creación propia que proyecta divulgar en un libro escrito en colaboración con la psicóloga Giovanna Corni, Ricette gramma-teatrali (Recetas grama-teatrales). La obra se publicará el año próximo en Italia y las autoras esperan editarla también en España.

-¿En qué consiste su taller sobre el tiramisú?

-Se trata de utilizar las técnicas teatrales, la cultura lingüística y culinaria y la creatividad personal para ayudar al aprendizaje de una lengua, en este caso el italiano. Los participantes asumen diferentes papeles relacionados con los ingredientes de este postre típico y preparan realmente un tiramisù durante la actividad, que dura como una hora y tres cuartos. La idea es conseguir que la gente se enamore de un idioma a través de la comida, con el juego que se crea entre los sabores, los olores, las texturas y el sonido de las palabras que los definen.

-¿Cómo surgió la idea que le llevó a desarrollar esta técnica?

-Trabajé como profesora de italiano en las escuelas de idiomas de Santiago y Vigo y en unas jornadas culturales me llamaron para explicar qué es el tiramisù y cómo se prepara. A partir de ahí fui desarrollando esta actividad, que tiene mucho que ver con mi interés por el teatro. Me doctoré en ciencias de la educación con una tesis sobre antropología teatral y también estudié dirección de teatro en Granada. Pero no concibo estas actividades como una simple animación teatral para hacer más divertidas las clases, sino como algo más profundo que que toca varios aspectos del ser humano. Utilizo los ingredientes culinarios -como el huevo, el chocolate o el azúcar- como metáforas evocadoras que aluden a muchas cosas que puede entender toda gente: los mitos antiguos, el mundo de la infancia, los recuerdos personales…

-¿Qué ventajas le ve a este método para reforzar el aprendizaje de idiomas?

-Crea una sensación de equipo, porque se trata de reunir a una serie de personas que en principio no se conocen para formar un grupo, realizar algo en común y aprender entre todos. Yo tampoco conozco a los alumnos ni sé el nivel de conocimiento qué tienen del idioma. Pueden participar personas con un nivel básico con otras que están en un nivel avanzado. Para mí es un desafío intentar unir estas diferencias mediante el teatro. Al principio los participantes se muestran algo desconfiados, como a la espera de lo que va a pasar, pero al final creo que se sienten bien, en un ambiente acogedor, y eso es bueno para reforzar los conocimientos.

-¿Se puede adaptar este sistema para el aprendizaje de otras lenguas?

-En el libro que preparo con Giovanna Corni ya lo estoy haciendo. En la obra proponemos diferentes recetas: preparación de una sangría para aprender español, de un sándwich para aprender inglés… La cuestión es elegir un alimento típico de una cultura determinada y utilizar sus ingredientes como base para introducirnos en ese mundo cultural y lingüístico. Pienso que esto puede valer también para la lengua gallega y para cualquier otra. Pero conviene elegir un plato que se pueda preparar en frío, porque en las escuelas de idiomas no suelen tener hornos.

-¿Piensa desarrollar otros proyectos de este tipo?

-Ahora estoy preparando otro que se llama Fotogramma- teatrale y que utiliza fragmentos de películas italianas relacionadas con la comida para introducir a la gente en esta cultura. También estoy trabajando en un proyecto con la productora audiovisual gallega Mira me Mira, que dirige Damián Varela. Preparamos un documental en torno a la elaboración tradicional del pan y estamos grabando en Galicia e Italia.